BÁRBAROS Y ROMANOS EN HISPANIA – Javier Arce

barbaros-y-romanos-en-hispania-400-507-ad-9788496467576Año 409 de nuestra era, los suevos, vándalos y alanos entran a la Hispania romana cruzando los Pirineos. Durante aproximadamente un siglo la península sufrirá una serie de cambios, en un periodo intermedio entre la existencia de una Hispania completamente romanizada, aunque en cierta crisis y una nueva realidad personificada en los primeros años del siglo VI en la figura del pueblo visigodo. Javier Arce, historiador y arqueólogo, es uno de esos estudiosos que no solo ahondan en la investigación de esas zonas oscuras de nuestra historia, sino que tiene además la capacidad de comunicar, de contar de manera fácil y clara, lo que aconteció en aquel siglo V en nuestra península. 

Lo primero que quiere aclarar y demostrar Arce es que las mal llamadas invasiones bárbaras, que siempre se han visto como preludio de destrucción y barbarismo, no fueron tal, sino que estos pueblos llegaron a la península como consecuencia de una serie de alianzas acordadas con los propios romanos que en aquellos primeros años del siglo V se encontraban en pleno desmembramiento del Imperio Occidental, protagonizando una guerra civil por el dominio territorial. En el primer capítulo, el autor nos desgrana el levantamiento de Constantino III en Britania y su salto a la Galia, lo que trajo repercusiones en la cercana Hispania. Esto hizo que la guerra civil se reprodujera en la península, donde por cierto, parece ser que no hay evidencia de la existencia de un ejército permanente romano en aquellos años. Por todo ello, las distintas facciones debieron contratar y reclutar tropas entre la población e inevitablemente, los suevos, vándalos y alanos, que ya llevaban un tiempo en la Galia, fueron invitados en octubre del 409 a cruzar los Pirineos para participar como aliados en la guerra. Una vez estacionados, hubo saqueos y ataques, pero por otro lado los propios hispano-romanos aceptaron convivir con estas gentes que se asentaron en parte de la península. Los vándalos asdingos en el oriente de Gallaecia, los suevos en su parte occidental, los alanos en Cartaginense y Lusitania y los vándalos silingios en Bética. Curiosamente la Hispania romana sobrevivió independiente en Tarraconensis, Baleares y Maurinatina Tingitana.

Con el tiempo, en poco más de veinte años, tanto alanos como vándalos, desaparecieron prácticamente de la península, debido a las diversas guerras intestinas y también a la intención de los romanos de recuperar sus territorios, algo que lograron en primera instancia por medio de su propio ejército enviado para el caso y posteriormente con la utilización de sus aliados visigodos, que aunque vivieron hasta finales de siglo en la Galia, terminaron por introducirse y establecerse en Hispania conforme se iniciaba el siglo VI. Los suevos, en su rincón apartado y recóndito del noroeste de la península, mantuvieron su territorio bastantes décadas más.

El autor, tras introducirnos y plantearnos históricamente el devenir del siglo con sus propias circunstancias políticas y militares, afronta en los siguientes capítulos, material e información sobre la relación social, económica y administrativa de este territorio, en el que prácticamente, las instituciones romanas perduraron en cierta manera a nivel local y provincial, frente a la intrusión de los pueblos venidos de más allá de los Pirineos, que realmente fueron los que se amoldaron a las costumbre y realidades de la provincia romana, eso sí, quedando la población bajo el sometimiento de estos pueblos y sus reyezuelos.

Otros capítulos nos intentan explicar como influyó esta situación en las ciudades, villas, castra y castellas. Realmente, como podía suceder hasta el momento, los aristócratas gobernaban las ciudades, donde convivían romanos y bárbaros, con la peculiaridad de la nueva influencia e importancia del clero, que poco a poco asume poderes civiles, sumándolos a los propios espirituales, asumiendo un nuevo poder en el devenir de la historia. Tanto es así, que Arce comenta en su ensayo, lo poco que aparece en las fuentes el término paganismo, dando por hecho, que aunque se diera en esa época, era minoritario, o simplemente no creaba ningún problema a la sociedad, quedando el panorama cristiano más que consolidado y predominante. Solo un asunto preocupaba entonces a la Iglesia y era la herética del priscilianismo, tratada durante el siglo en varios Concilios. Llama más la atención la posición predominante de poder de los Obispos, situación que perdurará en los siglos siguientes. En un último y corto capítulo, Arce nos intenta desvelar la situación económica de la península, sobre la que existen realmente pocos datos fiables y a veces simplemente especulativos.

En definitiva, como dice en su epílogo: “Ni caos, ni bárbaros destructores. Nos encontramos en un siglo de transición… marcado en muchos aspectos por la continuidad, por la permanencia, o el interés por esa misma permanencia”. Definitivamente, en este ensayo el autor pretende demostrar, y creo que lo logra, que el impacto de los suevos, alanos y vándalos fue especialmente pobre. Las provincias romanas subsistieron en el tiempo, con su estructura más o menos sin cambios, basando su economía en un equilibrio entre los rural y lo urbano, pero dando una mayor entidad a las ciudades, todavía auténticos centros de poder y administración. Donde sí hay un cambio cualitativo es en la posición de la Iglesia como poder, ocupando en cierta manera el espacio del poder civil anterior, dando importancia a su autoridad tanto ideológica como social.

Un libro esclarecedor de un siglo V, hasta ahora oscuro y a veces insondable, al que Javier Arce nos acerca con soltura y mucha erudición, con una capacidad de contar y transmitir que a veces echamos de menos en ciertos estudios y ensayos del género histórico. En definitiva una trabajo que me ha ayudado a eludir y apartar ciertos mitos que quizás, la educación de años atrás, insinuaba sobre la entrada de los “bárbaros” en la península.

[tags]Javier Arce, Hispania, Roma, romanos, bárbaros, suevos, alanos, godos[/tags]

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando BÁRBAROS Y ROMANOS EN HISPANIA de Javier Arce en La Casa del Libro.

     

27 comentarios en “BÁRBAROS Y ROMANOS EN HISPANIA – Javier Arce

  1. Farsalia dice:

    Estupendo libro, oportuna reseña…

  2. iñigo dice:

    Efectivamente un buen libro. Farsalia, a que te refieres con oportuno?

  3. Farsalia dice:

    A que reseñar estos libros, de temática hispana en la Antigüedad Tardía, siempre es oportuno; más aún superando mitos historiográficos y aportando un estado de la cuestión del reino visigodo en el siglo V.

  4. iñigo dice:

    Efectivamente, eso he intentado trasladar de este ensayo tan bien escrito.

  5. Trecce dice:

    Interesante tema y buena reseña.

  6. iñigo dice:

    Gracias a ambos. Es un buen libro y muy instructivo.

  7. Vorimir dice:

    El libro tiene una pinta estupenda. :D
    Me gustó mucho la reseña y me alegra verla publicada aquí.
    Curiosamente, la semana pasada también me publicaron después de salir en mi blog la de “Edge of empire”, la cual trata también de bárbaros y romanos, pero en los Países Bajos. El tema está gustando. ;)

  8. ARIODANTE dice:

    Una reseña amplia y esclarecedora. Enhorabuena, Iñigo. El libro parece interesante, pero se sale un poco de mis lecturas actuales, que en lo histórico, van por la I Gran Guerra…este año es lo que toca.

  9. Iñigo dice:

    Gracias a ambos… Un placer compartirlo con vosotros y también leeros.

  10. APV dice:

    Interesante.

    Como el libro es de hace una década ¿El estado de la cuestión ha cambiado?

  11. iñigo dice:

    La verdad es que no sabría que decirte, lo desconozco.

  12. Farsalia dice:

    Una década es poco tiempo para otro estado de la cuestión…

  13. José Sebastián dice:

    Completa y muy ilustrativa reseña de una época un tanto oscura de la historia de la Península Ibérica. Realmente dan ganas de adquirir el libro. Felicidades Íñigo.

  14. iñigo dice:

    Realmente si que vale la pena. Entretenido y didáctico a la vez. Gracias por el comentario.

  15. efepunto dice:

    Bueno, un libro muy de su autor, en el que hace un resumen de sus distintas teorías publicadas anteriormente en artículos diversos. El hecho de ser una autor famoso y consolidado supone ya que te publiquen todo…aunque mucho de lo publicado no haya cambiado nada en décadas y algunas (en mi opinión bastantes) de sus teorías tengan poca base. Y en algunos casos ninguna. De hecho, la opinión de Arce es una suerte de postura oficial de la historiografía tardoantigua española, por más que a mi personalmente (y me consta que a otros también) no nos convenza. Un rasgo muy propio de Arce: suele quejarse de que los autores anglosajones no están al tanto de sus aportaciones…cuando él no lo está de las aportaciones de historiadores más jóvenes o con otros postulados.

    Obviamente, es un libro para leer y criticar, pero no es, desde luego, la única versión que hay sobre el siglo V y, en opinión de quien esto escribe, la mejor.

    Un saludo y enhorabuena por la página y la estupenda reseña.

  16. Iñigo dice:

    Gracias por tus comentarios. A mi la redacción de Arce me parece bastante convincente y muy entretenida.

  17. Urogallo dice:

    Yo no se si la postura “transicional” de los bárbaros como fuerza “inócua” se puede sostener con tanto cariño como hace ahora la historiografía “oficial”. La ruptura puede que no fuése tan traumática como se pretendía hace un siglo, pero que existió y que rompió una continuidad cultural (Aunque no la destruyó) es algo evidente.

  18. efepunto dice:

    No, si entretenida es; convincente, a ratos. Digamos que, en mi modesta opinión, es poco flexible y poco permeable a otras posibilidades. Por ejemplo, su defensa del pacto Geroncio-bárbaros, por el cual estos pasaban a Hispania, muy popular y prácticamente aceptada por la historiografía española, es muy discutible. Pero es innegable su influencia en la historia de la tardorromanidad hispana y europea.

  19. efepunto dice:

    Urogallo, la teoría por la cual se entiende que los bárbaros rompieron por completo el mundo romano y quebraron su continuidad está expuesta con mucha fuerza y convicción por B. Ward-Perkins en La caída de Roma y el fin de la civilización, Espasa, Madrid, 2007 (The Fall of Rome and the End of Civilization, Oxford University Press, 2005, traducción, impecable, de M. Cuesta y D. Hernández de la Fuente). Si bien los argumentos de Ward-Perkins son en algunos casos inapelables, a mi no me acaba de convencer su teoría, que para Hispania, desde luego, es difícil de demostrar. Pero el libro es una delicia y un prodigio de erudición en el que el autor no deja de advertir en ocasiones lo discutible de algunos de sus postulados. Eso sí, su último capítulo deja un poco perplejo…

  20. iñigo dice:

    Desde luego el asunto de la repercusión de la entrada de los pueblos bárbaros en la península tiene jugo. Apuntó el libro que recomiendas, efepunto. La huella casi inexistente de estos pueblos y el mantenimiento de algunas instituciones romanas dejan abierto para especular. Lo cierto es el comienzo de una posición preeminente de la iglesia aprovechando precisamente esa perdida de poder en el plano civil, ya sea por la propia decadencia romana o por la invasión de los suecos, álamos y vándalos.

  21. Clodoveo11 dice:

    El libro de Ward Perkins es muy bueno, Iñigo; si puedes léetelo. Y también es muy bueno el de Peter Heather sobre el mismo tema.

    No sé si Arce será un autor “oficialista” más o menos, pero a mí me gusta porque saca cosas y enfoques novedosos en los que antes no se había reparado. Y además tiene un punto provocativo, que es de agradecer en disciplinas tan habitualmente acartonadas.

    Y el rollo ese de que los bárbaros, o los árabes, vinieron a “aculturar” y a repartir flores, naranjas de la China. Sobre todo los primeros, que si no hicieron más estropicios es porque eran relativamente pocos y estaban como Paco Martínez Soria en la capital. ;-)

  22. Urogallo dice:

    ¿Y que motiva tal perplejidad?

  23. efepunto dice:

    La perplejidad me la motiva el hecho de que después de leer un estupendo libro de historia me encuentro con una visión de la historiografía sorprendente hablando de new age, euro-bárbaros e historiografía idílica y dando una explicación de las nuevas tendencias de la historia tardorromana un tanto peculiar. No sé, no me convenció en absoluto. Y, repito, me dejo perplejo.

  24. efepunto dice:

    No seré yo quien sostenga una visión idílica de las invasiones bárbaras del Imperio Romano Occidental. Pero creo que lo del fin de la civilización es excesivo y, obviamente, matizable. No es lo mismo lo que ocurrió en, pongamos, el Nórico o Britania, con Hispania, donde es muy posible que un hispanorromano no llegara a ver a un bárbaro en su vida. El Imperio era muy grande y las invasiones bárbaras y los posteriores asentamientos no le afectaron de una forma homogénea. Yo soy más partidario de la continuidad que de la ruptura. Y en Hispania, sin ninguna duda.

  25. efepunto dice:

    En cuanto a los estados de la cuestión, cuando Arce publicó su libro, ya había otros estados de la cuestión en diversos temas de los que trata. No hace falta esperar una década. Lo que ocurre es que Arce decidió, no rebatirlos o criticarlos, sino ignorarlos.

  26. Urogallo dice:

    Olímpico desdén (Ya que tratamos de la caída de lo clásico)

  27. efepunto dice:

    Olímpico por quien lo hace, desde luego, pero muy poco científico. Las tesis con las que no se está de acuerdo no hay que ignorarlas, sino rebatirlas…si se puede, claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.