AMOS DE LA MUERTE: LOS EINSATZGRUPPEN Y EL ORIGEN DEL HOLOCAUSTO – Richard Rhodes

Los Einsatzgruppen eran los “batallones de la muerte” que seguían a la Wehrmacht (muy, muy de cerca) durante la invasión de la URSS en 1941, y hasta la puesta en marcha del sistema de los campos de exterminio en 1942, tras la Conferencia de Wannsee. Estaban divididos en cuatro grupos, enunciados de la A a la D, que operaban en distintos sectores del Frente, desplegándose de Norte a Sur. A su vez, cada Einsatzgruppe estaba dividido en varios Einsatzkommandos, que actuaban con bastante autonomía respecto al grupo originario. Liderados por profesionales titulados (sobre todo abogados, pero también arquitectos, economistas y médicos), menos de cinco mil hombres (eso sí, apoyados puntualmente en sus matanzas por fuerzas de las Waffen SS, la Policía y milicias locales) acabaron con más de un millón de vidas en poco más de un año. ¿Cómo pudo ser posible?

Bueno, a esa pregunta trata de contestar, precisamente, este libro. Lo primero que quiero decir es que, pese al título, no se trata de una obra sensacionalista. Por el contrario, el autor, tras exponer unos hechos en los que el horror es el factor dominante, intenta racionalizar las posturas de los “hunos” y los otros, y entender cómo aquellos se comportaron como unos encallecidos asesinos, y cómo estos se “dejaron hacer” sin mayores resistencias.

Así, para el comportamiento de los criminales, adopta una teoría que habla del paulatino embrutecimiento de quienes se ven inmersos en una situación de máxima violencia, explicando cómo tropas que en un principio se sienten totalmente incapaces de matar a sangre fría, llegan a asesinar sin mayores reparos a mujeres y niños inocentes (y yo añado, ¿cambiaría algo si fueran culpables?). Señala que en muchos casos no había habido en estos “soldados” una conducta violenta previa o una predisposición hacia ella. Bien, la teoría, obviamente, no es tan sencilla como la he expuesto aquí ahora mismo, y puede aceptarse o no como explicación, por supuesto, pero a mí me suena razonable.

Por otra parte, para el, en general, comportamiento pacífico de los judíos en esta fase del exterminio, indica que el hecho de provenir de hogares por lo general mucho más educados y pacíficos que la media europea de la época influyó no poco en esta conducta. A ello, según Rhodes, hay que unir el desconcierto, el temor, los golpes, los perros, los hombres armados, la incapacidad de asumir la situación hasta el último momento… Todo esto anula, desde luego, cualquier atisbo de heroísmo o rebeldía, y lleva a un comprensible comportamiento sumiso, tan humano, como bien señala el autor, y digno de empatía como el más gallardo de los gestos desafiantes a la muerte. Al hablar de la sorpresa de Eichmann cuando contempló cómo algunos judíos se tiraban sin que nadie los empujara a la fosa, a esperar allí el “Genickschüssen” descerrajado con germánica apostura, el autor señala la igual incongruencia de los jóvenes alemanes lanzados a una carrera suicida ante las ametralladoras enemigas para tomar la siguiente trinchera. Creo que es una buena comparación, y que probablemente ambas conductas respondan al mismo principio psicológico.

Otro aspecto que me impactó del libro es la, no por conocida menos aterrante, profunda implicación de la población local en las ejecuciones masivas. Aparte del clásico ejemplo del joven lituano que acabó a golpes con muchos judíos en Kaunas, posando a continuación orgulloso en medio de los cadáveres, destaca el hecho de que en ocasiones les bastaba a los alemanes llamar a la “venganza” a los habitantes no judíos para desencadenar una terrible matanza. Por no hablar del reclutamiento de milicias y policías locales para la entusiasta colaboración con los Einsatzgruppen.

En fin, un libro impactante y que da muchísimo de sí, altamente recomendable para “amateurs” y conocedores.

716 Respuestas a “AMOS DE LA MUERTE: LOS EINSATZGRUPPEN Y EL ORIGEN DEL HOLOCAUSTO – Richard Rhodes”

  1. Armand Dice:

    Señores no les aburro mas, para debatir aquí debo tener las mismas opiniones que ustedes los “compis”, si no se pierde el tiempo.

    El sábado me parece, por la tarde noche en la 2 emitieron un documental sobre la segunda guerra mundial, no os puedo decir como se llamaba porque lo ví empezado, creo que trataba sobre armamento, algunos de los historiadores comentaron que las bombas de Hirosima y Nagasaky no sirvieron de nada, bueno si de pruebas de armamento para los militares de los EEUU, porque como todo el mundo sabe Japón ya estaba intentando negociar una rendición con EEUU mediante Rusia, pero si ustedes quieren creer que evito mas muertes por mi bien, crean lo que quieran.

    Un saludo ;)

  2. Armand Dice:

    Te refieres a Enrique Aynat, no he podido leer todavia las respuesta a cesar vidal, todavia tendo muchos libros pendientes.

  3. Armand Dice:

    Jerufa por lo menos tus compis tiene mas ética que tu, en todo grupo debe haber un perro que ladre y en este ya se hizo de notar.

    Un saludo compi ;)

  4. jerufa Dice:

    No te enfades, armand…si era con cariño.
    No tengo ninguna gana de debatir. Era por poner algo de pimienta en este hilo tan turbio.
    Disfruta.

  5. Schwejk Dice:

    —–“Te refieres a Enrique Aynat, no he podido leer todavia las respuesta a cesar vidal, todavia tendo muchos libros pendientes.

    Es decir, te planteas leer un libro de un tal Enrique Aynat, que sólo existe en internet, en el que se supone que responde a otro previo de César Vidal. Pero ¿te has planteado leer antes lo que dice el tal César Vidal, muy conocido en su casa a la hora de comer?

    ¿Por qué tanta insistencia en la antítesis, sin conocer ni papa de la tesis?

  6. Koenig Dice:

    Con perdón por mi extemporánea intervención, porque, opino, en la gran mayoría de este tipo de casos sí hay una tesis: la tesis previa del lector, que busca por lo tanto leer aquello que apoya su tesis, especialmente si es la antítesis de una tesis que no concuerda con la suya; porque sólo puede apoyar su tesis, generalmente indefendible, desmontando las tesis diferentes de los demás.

    Aunque por su puesto el caso que nos ocupa es una excepción, seguro.

    Un saludo.

  7. película sobre el tema Dice:

    Hay una película sobre los Einsatzgruppen, en español se tituló:”Masacre, ven y mira”.

  8. Abraham Dice:

    Alguien me podría decir si hay una edición en español del libro de Gitta Sereny: INTO THAT DARKNESS: AN EXAMINATION OF CONSCIENCE?. Gracias

  9. Germánico Dice:

    Sí, ese libro está traducido (“Desde aquella oscuridad”) y editado por Edhasa. Resulta muy interesante, ya que al testimonio de Franz Stangl, se une el de algunos de sus colaboradores y víctimas. El sujeto en cuestión murió al día siguiente de la última entrevista con la autora, por cierto, y, por supuesto, Stangl se limita al clásico Yonofui-Yonoquería-Nomeenteré al que tan acostumbrados nos tienen toda esta clase de sujetos. Pero, bueno, siempre es oportuno obsevar su catadura a través de lo que manifiestan.

  10. Farsalia Dice:

    En El trauma alemán (Península), Sereny también comenta el caso de Franz Stangl en un capítulo que puede ser leído como una síntesis de Desde aquella oscuridad. Lo interesante de ambos libros es que, de un modo u otro, Stangl asumía el horror del que fue partícipe, pero se veía verbalmente incapaz de reconocer su importante participación en Sóbibor y Treblinka. Sereny le aprieta, pero le da la cancha suficiente como para que no se cierre en banda y deje de hablar con ella. No responde cuando la pregunta es demasiado comprometedora, pero Sereny capta los matices del alemán que habla Stangl, pasando de una variante a otra para según qué respuestas. Así, por ejemplo, cuando Stangl trata de obviar una respuesta, habla una variante alemana determinada; cuando no quiere asumir el dolor que supone las acciones que cometió, habla la variante alemana austríaca de su infancia, como si tratara de poner una barrera mental a sus propios snetimientos. Stangl insiste mucho en lo que comenta Germánico (“yo era un mandado, cuando llegué a Treblinka aquello ya funcionaba y yo no podía hacer nada para detenerlo; la responsabilidad era de Globocknick o de Wirth, yo sólo cumplía órdenes,…”), pero hay momentos de entrevista con Sereny en los que, aunque no pueda decirlo claramente, asume su papel en el Holocausto.

  11. agustin Dice:

    y los 18000 judios enviados desde españa por luis serrano suñer

  12. Urogallo Dice:

    Que cifras más redondas. Seguro que tendrás fuentes y referencias que aportar.

  13. jbarbikane Dice:

    Encontré este thread de casualidad, documentándome para escribir la crítica de un film y me pareció muy interesante y dinámico. Observo, entre divertido y horrorizado, que existen negacionistas de ambas partes. Quienes niegan la realidad del Holocausto (o Porrajmos, según lo denominan los Roma o gitanos) y quienes niegan la inutilidad e inmoralidad del bombardeo atómico de poblaciones civiles. (y, por extensión, cualquier matanza de poblaciones civiles, según se desprende lógicamente)

    Por suerte hay ya definiciones jurídicamente en uso a nivel internacional de que es lo que constituye la figura de crimen contra la humanidad (genocidio), que es terrorismo de estado, desaparición y apropiación de personas, etc. Día a día los datos -escritos casi siempre con sangre inocente- documentados aportan a ampliar toda esta jurisprudencia, dejando menos espacio a la mentira. Por cierto, como se menciona más arriba, que seamos capaces de registrar y denunciar genocidios no es garante de santidad alguna. Hay países que por una puerta sacan condenas a criminales de guerra, sanciones económicas, políticas y militares y la otra puerta la cierran, declarándose inimputables (junto a niños y orates) de todo desmán cometido por sus tropas de ocupación. Lo que es peor: ¡haber sido previamente víctima de genocidio no garantiza el no cometerlo! Eso sí, siempre contra gente (otros seres humanos) considerados inferiores por alguna evidente razón que a la mayoría se nos escapa.

    En fin, hay un término futbolero, aplicable a toda disputa a toda competencia y a todo conflicto, que define muy bien la estrategia de los negacionistas: embarrar la cancha. O sea, convertir un terreno firme en dudoso, volverse escurridizo ante los argumentos del adversario, negarlo todo y, si esto no es posible, dudar de todo. No importa que la documentación esté recontraverificada, el negacionista no está disputando técnicamente con los especialistas que avalan esa documentación, está mintiendo ‘pour la galerie’, siguiendo aquella regla de oro de Goebbels: “Miente, miente, que algo quedará.” Por cada fanático que afirma que el único …….. bueno es un …….. muerto (rellene la línea de puntos con su chivo expiatorio favorito) hay miles de idiotas útiles convencidos de que tóda la sólida documentación que avala la realidad de cada un de los genocidios que quedaron registrados en la historia contemporanea es una nube de humo, una conspiración. Por supuesto que hay una conspiración, la de volverlos cada día más imbéciles; hay muchos estados que tienen su genocidio bajo la alfombra, en particular los más poderosos, todos tratarán de no reconocer nada, de negarlo todo. Los que tratan de defender al viejo, derrotado e impresentable Tercer Reich Alemán casi dan pena al compararlos con las poderosísimas maquinarias de propaganda de las superpotencias y sus aliados. Y no es que muchas naciones del tercer mundo no intenten ponerse también a la altura …como dije antes, nadie tiene la aureola de santo, a lo sumo la firme voluntad de permanecer dentro de los difusos límites de la decencia, no podemos pedir más. Ni menos tampoco.

    Para hacer la devolución de todos los datos que encontré, aporto algo de bibliografía reciente:

    Evans, Richard J. – The Third Reich Trilogy (3 vol.)

    Vol. I: The Coming of the Third Reich (1871 – 1933)
    Vol. II: The Third Reich in Power (1933 – 1939)
    Vol. III: The Third Reich at War (1939 – 1945)

    Felicidades y les deseo a todos que NO vivan tiempos interesantes, sé lo que se siente y no le deseo a nadie semejante experiencia!

  14. luiciana Dice:

    a mi me parece que el niño de la pìjama de rayas deberia ser una pelicula con mas accion
    mostrar como quedan las personas judias despues de cremarlas o otras vainas ya soy colombiana y como a muchas colombianas nos gusta ver la pelicula mucho mas completa

  15. juniper Dice:

    Aunque ha pasado, ya bastante tiempo quiero declarar mi profunda admiración a germánico y solo dejare una frase del escritor español: La realidad de las cámaras de gas, los crematorios y los asesinatos en masa de millones de hombres, mujeres y niños son hechos imposibles de justificar. Así que quienes profesaban y profesan una ideología fascista tenían y tienen que intentar reescribir la historia para tratar de legitimar su militancia. Si no puedes justificar los asesinatos de tus “líderes”, dedícate a negarlos. Ese es la estrategia de los negacionistas.

  16. Rodolfo Dice:

    Mi amigo para admirar culturas que no siquiera saben que existen. Por qué no puedes admirar cosas como: la vida, el sol, la naturaleza, un amanecer, un anochecer, el regalo de la vida, la sonrisa de un niño, el amor de los hijos, etc. etc. Si tienes un afán por algo a que admirar, admira esto.

    Raza gernánica, latina, etc. Todos somos al final iguales, nos convertiremos en polvo.

    Admiremos la vida, mientras la tengamos

Deja una Respuesta