LOS CUATRO LIBROS DE LOS ENXEMPLOS, CONSEJOS E AVISOS DE LA GUERRA (STRATEGEMATON) – Sexto Julio Frontino

( Traducido por el canónigo de Palencia, Diego Guillén de Ávila).
Editado por el Ministerio de defensa y dirigido y preparado por Ángel Gómez Moreno.

Se trata, y esto es lo sorprendente, de una curiosidad bibliográfica, no de una traducción nueva y completa del original latino, si no una transcripción de una traducción al castellano publicada en el siglo XVI. Si bien hay que alabar la preocupación por rescatar clásicos de nuestra literatura militar, hay a la vez que lamentar que no incluya junto a la traducción al castellano del XVI una traducción del original al castellano actual, que permitiese comparar adecuadamente la obra objeto de publicación. Las notas incluidas, no terminan de facilitar la comprensión adecuada, máxime si tenemos en cuenta no ya la dificultad de enfrentarnos al
castellano de aquella época, si no también a las deficiencias como traductor del canónigo. Esta deficiencia me parece injustificable, y no queda compensada siquiera por un prólogo dedicado a exponer el panorama de las publicaciones de táctica militar en la España de la época.

En cuanto al libro en si mismo, no puede dejar de alabarse la claridad expositiva y la riqueza de los contenidos. El libro es una suma de “ejemplos”, es decir, de episodios militares destacables de la antiguedad griega y romana, aplicables al arte de la guerra, y divididos según las materias. Nos va revelando los medios con los que los antiguos lograron engañar a sus enemigos, espiar sus dispositivos bélicos, disponer sus tropas o sortear pasos protegidos. En suma,”ejemplos” para actuar en situaciones comprometidas, con el añadido de que en algunos casos, primero expone la treta de uno de los bandos, y luego el aprovechamiento que el otro contendiente hizo de la misma, logrando con su astucia invalidar una argucia notablemente ingeniosa.

El valor del libro no reside ya en el hecho de que expone acontecimientos cuyas fuentes primarias se puden haber perdido, sino en demostrar que cuando generaciones de presuntos “intelectuales” buscan en Oriente metodos y consejos para hacer la guerra, siglos antes un hombre de su propia tradición cultural había sistematizado un volumen mucho más útil y claro. Por que ahí reside la grandeza de esta obra, en que supone una exposición del arte militar a través de ejemplos concretos, sin añadir para nada las ideas de un autor que escribe desde la comodidad de su despacho.

Son, en suma, enseñanzas obtenidas en el verdadero campo de batalla, entre el miedo y la sangre, y que se leen de un modo realmente ameno, debido a la sencillez expositiva: La anécdota más larga, no alcanza la extensión de uno solo de los parrafos de esta reseña, lo que nos demuestra una vez más que los clásicos aprendieron mejor que nosotros la lección máxima que deberían seguir todos los escritores: No aburrir ni cansar.

[tags]Strategematon, Sexto Julio Frontino, Diego Guillén de Ávila[/tags]

     

16 comentarios en “LOS CUATRO LIBROS DE LOS ENXEMPLOS, CONSEJOS E AVISOS DE LA GUERRA (STRATEGEMATON) – Sexto Julio Frontino

  1. richar dice:

    Gracias Urogallo por este descubrimiento. Ciertamente los clásicos me suelen dar bastante pereza -aunque he leído unos pocos-, pero creo que este libro puede estar realmente interesante, aunque no tenía ni idea de su existencia ni del autor.

    Me surgen unas cuantas preguntas al respecto de este tema:

    ¿de qué época es Frontino?
    ¿qué períodos abarca el libro?

    y sobre todo, ¿te has leído el libro en castellano antiguo? Esto es de “chapó” y de nota alta.

    En fin, como decía, puede ser un buen descubrimiento ya que me gusta bastante la historia antigua militar.

    Por cierto, que cuando hablas de que “presuntos intelectuales buscan en Oriente metodos y consejos para hacer la guerra”, imagino que te refieres a Sun Tzu y su arte de la guerra, ¿no?

    Saludos,
    Richar.

    PD: ya que comentas que las anécdotas son cortitas, ¿tendrías a bien copiarnos alguna? Por curiosidad. Gracias mil.

  2. Germánico dice:

    Vaya, muy interesante lo expuesto, Urogallo. En cuanto al libro, pese a su interés, lo siento: estoy a dieta los próximos dos meses. No puedo comprar nada. En cualquier caso, debe de habersido una ardua lectura, si está en castellano del XVI, ¿no?

    Una pregunita: ¿son todo ejemplos? ¿No aporta conclusiones o experiencia propia?

    Richar:

    A: Frontino, militar y político romano, gobernador de Britannia, varias veces cónsul, Curator Aquarum (o sea, encargado de los acueductos de Roma,donde conoció a Urogallo), vivió en el I d.C.

    B: la crítica de Urogallo yo creo que va más bien hacia los teóricos actuales. Ya nos sacará él de dudas.

    Saludos.

  3. Urogallo dice:

    Bueno, lo verdaderamente heróico de la lectura, no es que sea un texto en castellano antiguo ( pensemos en la Celestina o Lazaro de Tormes), si no que es un texto en “mal” castellano antiguo, donde el autor se pelea con un latín que no le debe resultar del todo cómodo para traducir, lo que hace que algunas anécdotas no queden en absoluto claras, aunque la mayoría suelan ser bastante “digeribles”. Paso a transcribir algunas de las mas cortas,ya que la mayor parte son de varias líneas. Puede verse que en estos casos los errores son ortográficos, pero no afectan a la comprensión. En algunos casos, los errores son tan graves que la imposibilitan.

    Sobre mantener el estado de guerra:

    “Cesar, en la guerra cevil, téniendo el exercito veterano e sabiendo que el de los enemigos era de cavalleros nuevos, siempre trabajó de pelear en batalla”.

    Sobre no dejar conocer por el enemigo nuestras debilidades en material:

    “Marco Antonio, haviéndose huido de Modona, dió a sus cavalleros cortezas por escudos”.

    “Spartaco e sus gentes tovieron los escudos de mimbre, que eran cubiertos de cuero”.

    No aporta ninguna conclusión propia, solo expone el genio de los capitanes pasados, citando por ejemplo a Ifícrates, Filipo de Macedonia, Agesilao y Alejandro, y a los grandes generales republicanos, llegando por lo menos hasta Germánico César, pero como utiliza nombres con gentilicios, no se
    si avanza más ( creo que Corbulón aparece, o por lo menos un miembro de la gens Neroniana). Y es aquí donde lo considero superior, exactamente, a Sun Tzu, que aporta unos consejitos muy monos como reflexión filosófica, pero sin prueba en campaña, o a Clausewtiz, ya puestos, y aunque no era esa mi intención, si que considero que supera a todos los teóricos de salón actuales, con sus teorías para todos los gustos ( Excepto a Keegan, que sigue el mismo modelo expositivo que Frontino).

  4. Panoramix dice:

    Una bomba:
    ¿ya os disteis cuenta de que Espasa acaba de sacar una novela, Le château des Papes, de Claude Mossé (el periodista suizo, famoso por su programa y que vendió este título como churros allí en Suiza), publicada por Plon en francés y, quién sabe por cuál malabarismo transgénico, la autora en castellano es Claude Mossé, la historiadora francesa, autora también de Alejandro Magno, el mito, publicado por Espasa, casualmente? ¿Qué pasó allí? ¿Mercadeo puro y duro, o simple ignorancia de los editores?
    Es que lo que no nos ocurra a los españolitos…
    País de pandereta.

  5. richar dice:

    ¡Saludos y bienvenido al blog, Panoramix!

    Perdona pero creo que no entendí bien lo que comentabas. He visto en la página de Espasa el libro de Alejandro Magno de Claude Mossé, pero en cuanto al otro título que mencionas, no encuentro nada. ¿Los dos autores tienen el mismo nombre? Perdón pero no lo pillo :-(

    Urogallo, ahora estoy aún más alucinado: ¡¡cómo demonios diferencias un “mal” castellano antiguo!! Madre mía…

    Curiosas las anécdotas y curiosa la manera de construir un libro. No será muy largo, imagino.

    Saludos,
    Richar.

  6. Panoramix dice:

    Los dos autores tienen el mismo nombre.
    Ella, francesa, es reconocida historiadora de la Antigüedad (Alejandro, Pericles, etc.)
    Él, suizo, es periodista y escribe novelas históricas, la de los papas, ambientada en la baja edad media.
    El libro no lo anuncian en Espasa, es verdad, pero lo están vendiendo en la casa del libro.
    El libro es de él y aquí salió con el nombre y la foto de ella.
    ¿Dónde se cruzaron los cables?
    ¿Es que las editoriales publican los libros sin hablar con los autores?
    Esto es muy raro.
    Por lo pronto, yo me compré mi ejemplar de Espasa en la Casa del Libro, no vaya a ser que los retiren y luego digan que no existieron.
    De todas maneras, lo compré hace dos semanas y el domingo pasado seguían allí, vendiéndose.
    Insólito.

  7. richar dice:

    Vaya, pues sí que es raro, sí. Quizás sea como esos casos en los que un autor publica con diferentes nombres -aún no sé muy bien con qué fin-. Creo que lo estuvimos hablando a raíz de el seudónimo que usaba Juan Eslava Galán para ciertos libros.

    En fin, curioso sí que es.

    Slaudos,
    Richar.

  8. Germánico dice:

    A la espera de que el ameno Urogallo se pronuncie, Richar, te comento algo que te puede interesar.

    Un amigo de mi padre, Ramón Trujillo Carreño, es miembro de la Real Academia de la Lengua Española. Me comentó el otro día que, en castellano antiguo, no puede hablarse de bueno o malo, de correcto o incorrecto,ya que no existen normas fijas, coherentes y públicas hasta el siglo XVIII, creo. Así, cada escritor hacía uso del código aprendido en su comunidad o en la Universidad en que se educó, si es que lo hizo. Existían gramáticas, claro, pero eran iniciativa del autor y no había un órgano superior que las sancionara. De ahí la enorme disparidad y confusión que existe 8o existía).

    Saludos.

  9. richar dice:

    Curioso, sí. Aunque yo lo decía por el comentario de Urogallo. Pero gracias por la aclaración.

    Saludos,
    Richar.

  10. nando dice:

    Germánico tiene razón: no son faltas de ortografía o una mala sintáxis, en el XVI no había una gramática fija para todo el castellano.
    Incluso las gramáticas que se publican a finales del XVI no tenían un caracter normativo para toda la lengua.
    Uno se acerca a textos de esa época y le chirrían todas esas “uves”, “bes”, “haches”… tan extrañamente colocadas. Pero lo más dificil de todo, sin duda alguna, es la sintaxis.

    ¿ Hay por ahí algún filólogo?

  11. Urogallo dice:

    Es que mucho me temo que habeis malinterpretado mis calificativos, cuando digo “mal castellano antiguo”, no me refiero a que se atuviese mejor o peor a la gramática de Nebrija ( “Todo imperio necesita una lengua para que sus vasallos la aprendan, majestad”), o que sea más o menos conforme a nuestras reglas actúales, quiero decir que es “malo” en el sentido de incomprensible en algunos momento:

    “Marco Lucinio Crasso, a uno que le demandó quándo havía de mudar los reales, respondió que se temía no lo oyese el trompeta”.

    Incluso el coordinador tiene que recurrir a traducir el original latino para hacer comprensible este galimatías: “¿Acaso temes no oir la trompeta?”. Y de hecho, es una mala versión de la anécdota original, dirigida por Antígono el cíclope a su hijo Demetrio Poliorcetes, al que respondió: “¿Eres el único sordo de este campamento para tener miedo de no oir la trompeta?”.

    Espero que con esto quede claro que la filología no es lo mio.

  12. richar dice:

    Juas, qué bueno. ¿No tiene un toque al Presidente de la Junta de Andalucía, Vachez, digo Chavez? :-)

    En fin, ha quedado perfectamente claro.

    Saludos,
    Richar.

  13. nando dice:

    Entendido, entendido: compruebo que nuestro canónigo de Palencia hacía traducciones del latín como yo las hacía en 2° de BUP.
    El ejemplo que has puesto bien lo podría haber firmado yo en la repesca de la 4° evaluación.

  14. Augusto Ben Falco dice:

    Queridos Amigos:

    Mi nombre es Augusto Ben, soy estudiante de latín, vivo en Uruguay y, casualmente estoy haciendo una traducción de Frontino directamente del texto latino.
    ¿Existe alguna posibilidad de que yo pudiera conseguir esa versión de la que hablan? Me interesaría muchísimo, ya que no he rastreado versiones en castellano, y apenas puedo apoyarme en un par de versiones inglesas (como la de LOEB) y en alguna francesa.
    Les agradecería a todos si me ayudan a terminar mi obra, a cambio les ofrezco un agradecimiento en mi futuro libro… (sé que no es mucho, pero es lo más que puedo dar por ahora).
    Y ya que pidieron algún ejemplo, les mando este que pertenece al libro segundo, capítulo uno, párrafo 2.
    II, I, 2 Metellus Pius in Hispania aduersus Hirtuleium, cum ille oriente protinus die instructam aciem uallo eius admouisset, feruidissimo tunc tempore anni intra castra continuit suos in horam diei sextam. Atque ita fatigatos æstu facile integris et recentibus suorum uiribus uicit.
    II, I, 2 Metelo Pío, en la guerra contra Hirtuleyo en España, habiendo transportado aquél al ejército inmediatamente después del amanecer y disponiéndolo (frente) a la empalizada de éste, mantuvo a los suyos dentro del campamento hasta la sexta hora del día, por entonces en la época más calurosa del año. Y así, con las fuerzas de los suyos frescas y en buen estado los venció fácilmente fatigados por el calor.

  15. Urogallo dice:

    Es venta por correo, en principio no deberías tener demasiados problemas. Tienes que consultar en la página de libros reyes.

  16. Augusto Ben Falco dice:

    Ok. Muchas gracias por la información. Lo voy a tratar de conseguir por ese medio. Cualquier duda, no dudes en consultarme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.